Flamenco

En Andalucía se formó al final del siglo 18 el cante, toque y baile flamenco, principalmente originado por su población gitana. A raíz de sus origines, el Flamenco siempre ha provocado conflictos sociales e hizo el trayecto largo de un arte marginado hacía el género de la Danza Española que más repercusión ha tenido mundialmente. Sin duda la cultura gitana le ha aportado su fuerza, pureza y autenticidad:

El gitano es lo más elemental, lo más profundo, lo más aristocrático de mi país, lo más representativo de su modo y el que guarda el ascua, la sangre y el alfabeto de la verdad andaluza universal.

(Federico García Lorca)

El flamenco enmarca un sinfín de ritmos y bailes de diferentes regiones de Andalucía así como influencias de América. Unos de los palos más conocidos son: siguiriya, soleá, alegría, farruca, martinete, rondeña, bulería, garrotín, tangos, tanguillos, malagueñas, fandangos, tarantos, tarantas etc. así como “los bailes de ida y vuelta” guajira y rumba.

La forma más clásica de bailar el flamenco es como solista en presencia de un cantaor y un guitarrista. Los instrumentos comunes son la guitarra y el cajón acompañados por el toque de las palmas.

Hay ritmos y palos más aptos para el hombre o para la mujer, así como diferentes accesorios como por ejemplo los abanicos, el mantón o las castañuelas. Las letras son tan variadas como los palos y hablan sobre la tristeza, el amor, la vida cotidiana, la muerte, la venganza, el honor y también sobre el respeto por el flamenco mismo:

En un patio de vecinos
trabajan dos alfareros,
nacen del barro y del agua
los suspiros y los sueños.

Y el Guadalquivir sereno
me grita desde su orilla
rumores de cante viejo
y un eco de seguiriyas.

(José Francisco López)

FlamencoLaPirueta_ESP

Baile
Aviso Legal